Cambio de Marchas el Arte

Cambio de Marchas el Arte

20 octubre, 2016 0 Por Motos Costa Rica

El Arte del Cambio de Marchas

Si bien es cierto que mucha gente le tiene “cosa” a las marchas de la moto, el asunto no es para tanto…o mejor dicho, NO es para tanto SI se posee una buena noción de lo que sucede en la caja de cambios cada vez que metemos “clutch”, cambiamos marcha y volvemos a sacar clutch para retomar la aceleración. Dejemos en claro que NO vamos a entrar en demasiado detalle técnico. Lo más importante es ir formándonos una idea básica de cómo se interrelacionan los controles externos de la moto (manilla de clutch, palanca de marcha y puño de acelerador) con el motor a la hora de subir o bajar una marcha. Aunque es un proceso que requiere de mucha práctica y atención a las particularidades del motor de nuestra moto, con tiempo y esfuerzo vamos aprendiendo a realizar cambios efectivos y elegantes. A continuación discutiremos un poco este tema para ayudarles, mis [email protected] lectores, a ir desarrollando el arte de los cambios de marcha.REVOLUCIONES POR MINUTO Y SUS RANGOS

Para empezar, tenemos que hablar de las famosas RPM, o Revoluciones Por Minuto del motor. Las revoluciones se refieren a la cantidad de veces por minuto que gira el cigueñal del motor debido al continuo movimiento vertical del pistón (o pistones). En el siguiente enlace, pongan atención a la parte inferior de la animación, donde se ven 4 pistones unidos a la barra del cigueñal. Cada giro de la barra viene siendo una revolución y, para que se hagan una idea muy sencilla, un gran número de motos, cuando las acabamos de encender, mantienenun mínimo de cerca de 1500 RPM sólo por estar prendidas. Conforme el motor se calienta y lo vamos poniendo a funcionar, estas revoluciones suben y bajan según la forma en que piloteemos nuestra moto.

Con lo anterior en mente, es necesario saber que cada marcha tiene un rango óptimo de RPMs (un mínimo y máximo aceptables de revoluciones). Para darles un ejemplo muy concreto, la moto que utilizamos para dar las clases, una Genesis HJ150-2, funciona entre 1500 RPMs (cuando está fría) y 2000 (ya caliente) estando en Neutro y 2500 a 6000 para la 1era. marcha. Para las demás marchas, el rango viene siendo aproximadamente 4000 a 6000, o sea, si las revoluciones bajan de 4000 yendo en cualquier marcha que no sea 1era. lo conveniente va a ser bajar una marcha (compresionar) y si se acerca a las 6000, subir a la siguiente marcha (a menos que ya vaya en 5ta, la última marcha de esta moto en particular). Como siempre, hay excepciones para todo, como si me toca salir en cuesta, si llevo pasajero atrás o si me llevo el combo 2×1 de las dos opciones anteriores, pero para propósitos didácticos nos vamos a apegar a los datos aproximados que les iré dando.

RALO O TALLADO???

Hay varias formas de saber si vamos en el rango correcto de RPMs y por ende, si el motor va “ralo” (flojo) o “tallado”. Ahora, cada forma va a variar según el piloto, su nivel de destreza y el conocimiento del vehículo que maneja. Estamos hablando de los siguientes indicadores:

1) El Tacómetro: es el instrumento que marca las revoluciones del motor y nos permite estudiar las reacciones de la moto según la cantidad de RPMs que le imprimamos con el acelerador en una marcha dada. No todas las motos cuentan con tacómetro.

2) El Velocímetro: es el otro instrumento que nos permite llevar un control de las reacciones de la moto cuando aceleramos y logramos X velocidad.

3) El Rendimiento del motor: quizá el método de más peso para saber cuando toca el cambio de marcha. A través del sonido y la vibración del motor empezamos a conocer los rangos de RPM de cada marcha. En vista de que algunas motos no tienen los instrumentos anteriores o se pudieron haber dañado, “saber escuchar el motor” es fundamental para lograr cambios de marcha efectivos y precisos.

Cuando el motor va “ralo” sus RPMs van por debajo del rango mínimo, lo que provoca que el motor lleve una potencia baja e ineficiente, la moto empiece a “cabecear” y, si las revoluciones siguen bajando, que se apague. En aplicaciones prácticas, todo esto puede ser inconveniente y hasta peligroso, como en el caso de que circulemos y de repente nos demos cuenta de que el motor ralo no nos va a servir para realizar un adelantamiento o una maniobra evasiva de emergencia ante el carro que nos frenó de repente o el niño o perro que se nos hizo tirado a las llantas de la moto.

Tampoco es bueno andar el motor muy “tallado”, ya que esto genera un desgaste innecesario y excesivo. Además, este tipo de aceleración por encima del rango superior de la marcha llega a producir lo contrario y ahí es cuando el motor se escucha cada vez más forzado y no responde a la aceleración. En la vida real, conducir con el motor demasiado tallado daña la caja de cambios y sus engranajes, a parte de que no genera la respuesta de aceleración deseada.

Fuente: motodesdecero.blogspot.com